Mil y una hojas


Una sonrisa.
Mil y una sombras girando bajo aquel arbol frondoso.
Mil y una hojas.
Y una sonrisa.
Y sentí ese suave estremecimiento.

Blog sobre discentes y aprendizaje


Entradas populares